Lo inesperado

“Leer y expresar eso, las extrañas vueltas de la vida, la intervención del azar, la desaparición de personas, espacios, tiempos, su extraña reaparición. Lo inesperado. Lo lleno de vida. De desconcierto, de dolor, de pesadumbre, de súbitas alegrías, de fugaces éxitos. La magia, la gracia, la redención de la vida está en lo inesperado, en el constante fluir.

Los versos de Quevedo:

Oh, Roma, en tu grandeza, en tu hermosura,

huyó lo que era firme y solamente

lo fugitivo permanece y dura”.

Lo fugitivo nos trae lo inesperado. Solo lo que huye, lo que se escapa, lo que se va, lo que crece, lo que cambia, permanece vivo. Lo firme muere, es tragado por las aguas.”

Soledad Puértolas

Y Tono se fue a la mar

Tono  tenía una fábrica, una casa con  jardín y jacuzzi, una colección de coches antiguos, motos, novias, amigos de farras de esas de varios ceros a la derecha. Y un día, Tono se fue a la mar.

Tono tenía una configuración de animal de business, una energía obediente al mandato del triunfo y de las emociones fuertes, un padre padrone, un cuerpo deformado por el exceso, un para qué sin un por qué. Y un día, Tono se fue a la mar.

Te cuento la historia de este ex empresario de 48 años, que un día decidió escafoto Tonopar de sí mismo para ser otro. Un perderse para encontrarse y dejar atrás una manera de estar para la que había sido duramente instruido. Un destino, dice él, que casi le mata.

Y esta nueva historia tiene también el germen de un sentir sin nombre “Ya hacía años que llevaba un runrún dentro, había algo que me decía ¿la vida es esto, solamente?” Pero cada vez que sentía ese molesto zumbido, lo acallaba embarcándose en una nueva aventura. Hacía submarinismo, saltos  en paracaídas, corría en moto, pilotaba ultraligeros…. “Voy a hacer de todo, me decía, pero después de haber disfrutado de la novedad, siempre volvía ese vacío. ¿Y ahora qué, tengo que llenarlo con más cosas?”. Y el llenar y rellenarse la vida de la manera que te voy a contar le fue comprimiendo tanto y tanto el ser, que un día de 2007 su cuerpo y su alma hicieron plof! y las cosas se precipitaron. Y mucho.

Empezamos. Sigue leyendo