aprender

Carlos Skliar

Aprender como escapar: de la voz alta, de la línea que nunca rebalsa, de lo que se supone centro. Aprender como salir: salir al mundo, a lo indeciso, subirse al movimiento de las cosas, acariciar las periferias. Aprender de aquello que se escapa y escaparse con aquello que está demasiado quieto. Aprender como darse cuenta que una nube y otra nube no conforman ningún pájaro, como inspirar y no como quejido, como pies desnudos sobre una tierra incierta. Aprender de todo lo que se sonroja, de lo que tiembla, de lo que no tiene nombre y nace y muere y ya no existe. Aprender para nada. Aprender como inutilidad para engañar al tiempo. Aprender durante la caída de la hoja, durante el descenso de la lluvia, durante el declive de la espalda. Aprender de los vaivenes, de las zozobras, de lo que nunca nos observa. Aprender como fragilidad: exponerse al viento. Aprender como desear: mirar una mirada, deshacerse el pensamiento.

 

Viajar para ser otro

Hace muchos años, Rosa Montero escribió esto:

(…) Porque la sustancia del viaje reside en el placer singular de dejar  tu propia personalidad, tu identidad, atrás. El viajero clásico viaja para liberarse de sí mismo: se integra en el nuevo paisaje, en las costumbres; aprende otras lenguas; prueba el sabor de otras comidas y de otros labios. Los grandes viajeros de la historia emprendían camino sin saber del todo su destino; muchos de ellos se quedaban detenidos en algún punto del itinerario y cambiaban el status de viajero por el de residente. Como el escritor Paul Bowles, por ejemplo, atrapado para siempre por el embrujo extranjero de Marruecos.

La vida humana es tan estrecha y breve, y la imaginación es, por el contrario, tan vasta y ambiciosa, que todas las personas sufrimos, en mayor o menor medida, cierta claustrofobia ante la existencia, la sensación de que la realidad se nos queda chica. Pongamos que uno ha nacido barón, blanco, castellano, sedentario, miope. De todo esto no hay ningún remedio, uno es como es, lo cual resulta muy poca cosa si se compara con la infinidad de las vidas posibles. ¿Y si hubiera sido más alto, más fuerte, hombre de acción, chino, mujer, canadiense, trapecista, monje budista, buzo, esquimal, bombero? Sigue leyendo

El amor te cambia la vida, etc.

El amor te cambia la vida: el mito romántico de la transformación mágica

 Escribe Coral Herrera:

Uno de los mitos románticos más potentes de nuestra cultura patriarcal es la idea de que la magia del amor nos cambia la vida, nos salva de todos los males, y nos soluciona los problemas. El amor convierte a los sapos asquerosos en príncipes azules,  deshace el hechizo a las bellas durmientes, rescata de su encierro a las muchachas, transforma a la criada que limpia chimeneas en una princesa,  y en su versión moderna, convierte a periodistas también en princesas.
El mensaje que nos lanzan las historias de Blancanieves y Cenicienta, por ejemplo, es que el amor te libera de las tareas doméstica, del abuso de madrastras malvadas y enanitos tiranos, de la pobreza y la explotación del mercado laboral. Sólo tienes que saber esperar y confiar ciegamente en que un día el amor llamará a tu puerta y te cambiará la vida. 

El amor convierte a los malos en buenos, como por ejemplo, la Bestia, que es un secuestrador y un maltratador cuyo corazón se va ablandando gracias al amor de la Bella. Él es un monstruo, pero la ternura de ella le convierte por fin en un apuesto príncipe azul. El ogro se libera de su maldición, deja de ser un amargado, abandona su agresividad y su violencia, y se casa con la chica linda que ha sido capaz de aguantar los malos tratos y la privación de libertad por su inmensa capacidad para amar.

Sigue leyendo en su blog

Lo inesperado

“Leer y expresar eso, las extrañas vueltas de la vida, la intervención del azar, la desaparición de personas, espacios, tiempos, su extraña reaparición. Lo inesperado. Lo lleno de vida. De desconcierto, de dolor, de pesadumbre, de súbitas alegrías, de fugaces éxitos. La magia, la gracia, la redención de la vida está en lo inesperado, en el constante fluir.

Los versos de Quevedo:

Oh, Roma, en tu grandeza, en tu hermosura,

huyó lo que era firme y solamente

lo fugitivo permanece y dura”.

Lo fugitivo nos trae lo inesperado. Solo lo que huye, lo que se escapa, lo que se va, lo que crece, lo que cambia, permanece vivo. Lo firme muere, es tragado por las aguas.”

Soledad Puértolas

Y Tono se fue a la mar

Tono  tenía una fábrica, una casa con  jardín y jacuzzi, una colección de coches antiguos, motos, novias, amigos de farras de esas de varios ceros a la derecha. Y un día, Tono se fue a la mar.

Tono tenía una configuración de animal de business, una energía obediente al mandato del triunfo y de las emociones fuertes, un padre padrone, un cuerpo deformado por el exceso, un para qué sin un por qué. Y un día, Tono se fue a la mar.

Te cuento la historia de este ex empresario de 48 años, que un día decidió escafoto Tonopar de sí mismo para ser otro. Un perderse para encontrarse y dejar atrás una manera de estar para la que había sido duramente instruido. Un destino, dice él, que casi le mata.

Y esta nueva historia tiene también el germen de un sentir sin nombre “Ya hacía años que llevaba un runrún dentro, había algo que me decía ¿la vida es esto, solamente?” Pero cada vez que sentía ese molesto zumbido, lo acallaba embarcándose en una nueva aventura. Hacía submarinismo, saltos  en paracaídas, corría en moto, pilotaba ultraligeros…. “Voy a hacer de todo, me decía, pero después de haber disfrutado de la novedad, siempre volvía ese vacío. ¿Y ahora qué, tengo que llenarlo con más cosas?”. Y el llenar y rellenarse la vida de la manera que te voy a contar le fue comprimiendo tanto y tanto el ser, que un día de 2007 su cuerpo y su alma hicieron plof! y las cosas se precipitaron. Y mucho.

Empezamos. Sigue leyendo

Tesoro

Si no has encontrado aún el tesoro, no malgastes el tiempo buscándolo, porque puede ser descubierto pero no puede ser buscado, dado que no tienes la menor idea de en que consiste dicho tesoro.

Mejor será que busques en tu corazón la chispa del descontento, y la mantengas hasta que se convierta en un auténtico incendio que reduzca a escombros tu mundo.

El día que estés descontento, no porque desees más de algo, sino porque no sabes que es lo que deseas…. El maestro aparece cuando el alumno está preparado.

Anthony de Mello (remixado por M.B.)

Camins

BÚSQUEDA …
Una de las cosas fundamentales que deben comprender aquellos que están en la búsqueda de su camino, en busca de un sentido, en busca de si mismos, es que tendrán que volverse viajeros.
No pueden permanecer estáticos, tienen que aprender a ver un “proceso”, en lugar de un “suceso”.
La distinción más grande entre las cosas y el hombre, entre los animales y el hombre es que las cosas permanecen siendo siempre las mismas, no pueden volverse viajeros…Los animales han nacido completos: no crecen, solamente envejecen. Entre el proceso del nacimiento y la muerte, no hay una transformación.
El hombre es el único ser sobre la tierra, que puede tornarse un proceso, un movimiento, un crecimiento. No solamente envejecer, sino crecer a nuevos niveles de conciencia, a nuevos estados de darse cuenta, a nuevos espacios de experiencia. Existe la posibilidad de que el hombre pueda trascenderse a si mismo, de que pueda ir más allá de si. El hombre no debe ser entendido como un ser porque nace incompleto:
¡¡EL HOMBRE ES UNA TRANSFORMACIÓN!!
Osho